domingo, 21 de septiembre de 2008

Chile! mar, escaleras y casas de colores..

Estando tan cerca de la Coordillera, no pude dejar pasar la oportunidad de cruzar a Chile, mas horas en bus, suenio entrecortado, libros y peliculas, oh! y la famosa aduana, donde tardamos mas esperando nuestro turno, que lo que duraron en atendernos, a pesar de las diversas filas y procesos por los que hay que pasar; otro sellito a mi pasaporte.. el paisaje de montanias nevadas fue cambiando, dando su paso a vastos campos verdes, colinas llenas de vegetacion, arboles y riachuelos.. nunca habia visto tantas variedades de verde en un mismo cuadro; se podia ver al frente un campo cubierto de un pasto verde casi flourescente, seguido por un rio, donde crecian diversas plantas y ramas de diferentes tonalidades de verde, cruzando el rio habia colinas con sembradios de un verde intenso, adornado de arboles y mas vegetacion, para completar el paisaje, este culminaba con una hilera de montanias nevadas arriba y al fondo, que formaban en conjunto un paisaje increiblemente hermoso, no se podria pedir mejor bienvenida que esa. Cuando perdi la nocion del tiempo y el lugar, habia llegado.. debido al retraso que sufri en la aduana, nadie me recibio, pero una llamada y una espera en la que realidad me dedique a comprender el tipo de cambio y obtener capital chileno despues, vinieron a mi encuentro y nos dirigimos al departamento en Vinia del Mar donde actualmente viven unos amigos de Mexico, casual y convenientemente uno de ellos habia organizado una noche mexicana, por la reciente celebracion de la independencia mexicana, asi que pude comer deliciosas quesadillas con guacamole y cochinita pibil, me toco preparar una salsa con chile chipotle que sorprendentemente, entre casi lagrimas y divertidos gestos, los invitados chilenos y unos argentinos pudieron probar y hasta se terminaron, con el valor que les otorgaba el tequila y algunas margaritas, claro.. riquisimo, en el karaoke no podia faltar la mezcla de musica mexicana, haha, habia canciones como "alla en el rancho grande" y otras que en realidad los mexicanos (casi) nunca cantamos, y otras mas conocidas que sus amigos locales entonaban junto a nosotros.. habiendo comido, cantado y tomado lo suficiente, salimos a bailar; a diferencia de Argentina, aca nadie nos molesto en ningun momento, ni siquiera empujaban al pasar y la fiesta termina mas temprano, todos pasaban un buen rato bailando ritmos "latinos".. lo pase bien a lado de mexicanos, chilenos y argentinos.. al dia siguiente me desperte muy tarde, con suenio acumulado de los ultimos dias de viaje y desvelo, pude admirar la hermosa vista frente al mar, y posteriormente recorrer la ciudad de Vinia y conocer sus principales atractivos, es una ciudad pequenia pero bonita, moderna, turistica.. sobre la costa se puede encontrar diversos puestos de antiguedades, artesanias, accesorios, dulces y golosinas, y disfrutar de la arena y la vista al mar; se puede observar capoeira por un lado, un curioso titere bailando por el otro, mientras disfrutas de una manzana endulzada, un algodon de azucar o un alfajor.. ese dia comi un pocillo con un guiso muy rico, a base de queso, pollo, crema y verduras; entre otras cosas nuevas que probe, estan frutas como el pepino, fruta verde pequenia y casi redonda, muy dulce y rica, y la chirimolla, fruta verde claro con picos por fuera cuyo jugo es muy rica. Al dia siguiente fuimos a Valparaiso, ciudad que soniaba con visitar y que finalmente pude conocer, comparte el mar con Vinia, pero no su playa, en su lugar tiene muelle, barcos y grandes plataformas.. y el suelo no es plano, sino lleno de cerros, llenos con viejas casas de colores, algunos edificios antiguos muy particulares, asi como pequenios y singulares elevadores viejisimos que pasan entre verdes ramas y casas, haciendo sonidos y movimientos estruendosos, como si se fueran a romper o algo, y te dejan en la parte alta de algun cerro en particular, las calles y paredes estan adornadas de murales, expresiones urbanas y poesia, hay diversos museos, restaurantes y cafes, pude conocer gran parte de la ciudad este dia, sin embargo encontramos cerrada una de las mayores razones de mi viaje a Chile: la casa de Pablo Neruda, por lo que hubo que volver al siguiente dia, este dia comimos en un restaurant con vista al mar, donde probe mi primer y aniorado creme brulee, que cumplio con mis expectativas, delicioso.. de regreso a Valparaiso, pude visitar nuevos cerros y caminos, con abundante vegetacion y hermosas vistas de la ciudad, comi de nuevo muy rico acompaniado de vino en un cafe-restaurant muy calido y con buena musica que encontramos casi escondido, recorri lo que me falto conocer y completamos el viaje visitando a mi buen amigo Neruda :P jeje.. fue algo muy especial poder observar y sentir uno de los espacios mas personales que el habito, apreciar las hermosas vistas de la ciudad que el tenia, y que inspiraron hermosas poesias, las paredes y grandes cantidades de objetos que las revestian y cubrian los muebles, contaban interesantes historias para aquellos que ponian atencion y se dejaban tocar por una casa casi irreal que parecia estar tan cerca del mar, como un barco en altamar.. con sus cinco pisos de paredes de colores, ventanas de barco, pinturas, objetos antiguos y curiosos banios, podias ir leyendo y/o imaginando la historia de Neruda en cada una de esas habitaciones, asi como leer alguno de sus libros o escritos que se encontraban alrededor de la casa, me detuve un rato a leer fragmentos de uno de sus libros en una habitacion llena de fotos y paginas de periodicos.. tambien pude observar un album de fotos muy personal, con anotaciones y recortes, asi como un poco de ropa y zapatos de su ultima esposa, todos esos detalles completaban el viaje en el tiempo para compartir un poco de la vida de este celebre escritor, mi habitacion favorita fue la ultima, la mas alta y tambien mas pequenia, podias sentir como las rafagas de viento parecian sacudir la casa, particularmente esta pequenita habitacion, llena de libros, mesitas y el escritorio donde se sento a escribir numerosos trabajos.. se podia ver uno de sus manuscritos en el y tambien apreciar la mejor vista que observe de Valparaiso a traves de esas ventanas.. colinas llenas de casas de colores y abundante vegetacion, calles rodeadas de escaleras, y al frente el mar, con sus barcos e historias de sirenas..

1 comentario:

Sergio Dabal dijo...

Hola Cheryl, que bueno que volviste a escribir. Y gracias por ver mis blogs. Como hacés para viajar tanto ? ja, ja... ví en tu perfil que dice: Trotamundos y está muy bien. Yo hace dos años que no viajo a ningun lado por el laburo esclavo que tengo pero en verdad con vos me he sentido ir de acá para allá, ja, ja. De algún modo tus viajes son mis viajes, asique, Muchas Gracias. Cariños y hasta la próxima !!!!